martes, 6 de noviembre de 2012

Cuento: El secreto de la tortuga



El secreto de la tortuga

“Antiguamente había una hermosa y joven tortuga, tenía 7 años y acababa de empezar el colegio. Su nombre era Pequeña Tortuga. A ella no le gustaba mucho ir al cole, prefería estar en casa con su hermano menor y con su madre. No le gustaba aprender cosas en el colegio, ella quería correr, jugar… era demasiado difícil y pesado hacer fichas y copiar de la pizarra, o participar en algunas de las actividades. No le gustaba escuchar al profesor, era más divertido hacer ruidos de motores de coches que algunas de las cosas que el profesor contaba, y nunca recordaba que no los tenía que hacer.
A ella lo que le gustaba era ir enredando con los demás  niños, meterse con ellos, gastarles bromas. Así que el colegio para ella era un poco duro. 
Cada día en el camino hacia el colegio se decía a si misma que lo haría lo mejor posible para no meterse con ellos. Pero a pesar de esto era fácil que algo o alguien la descontrolara, y al final siempre acababa enfadada, o se peleaba, o le castigaban. “Siempre metida en líos” pensaba “como siga así voy a odiar al colegio y a todos.” Y la Tortuga lo pasaba muy pero que muy mal.
Un día de los que peor se sentía, encontró a la más grande y vieja Tortuga que ella hubiera podido imaginar. Era un vieja Tortuga que tenía más de doscientos años y era tan grande como una montaña. La Pequeña Tortuga le hablaba con una vocecita tímida porque estaba algo asustada de la enorme tortuga. Pero la vieja tortuga era tan amble como grande y estaba muy dispuesta a ayudarla:
-      “¡Oye! ¡Aquí!” dijo con su potente voz, “Te contaré un secreto. ¿Tú no te das cuenta que la solución a tus problemas la llevas encima de ti?”.
La Pequeña Tortuga no sabia de lo que estaba hablando.
-      “¡Tu caparazón!” le decía “¿para qué tienes tu concha? Tú te puedes esconder en tu concha siempre que tengas sentimientos de rabia, de ira, siempre que tengas ganas de romper, de gritar, de pegar…Cuando estés en tu concha puedes descansar un momento, hasta que ya no te sientas tan enfadad. Así la próxima vez que te enfades ¡Métete en tu concha!
A la Pequeña Tortuga le gustó la idea, y estaba muy contenta de  intentar este nuevo secreto en la escuela. 
Al día siguiente ya lo puso en práctica. De repente un niño que estaba cerca de ella accidentalmente le dio un golpe en la espalda. Empezó a sentirse enfadada y estuvo a punto de perder sus nervios y devolverle el golpe, cuando, de pronto recordó lo que la vieja tortuga le había dicho. Se sujetó los brazos, piernas y cabeza, tan rápido como un rayo, y se mantuvo quieta hasta que se le pasó el enfado. Le gustó mucho lo bien que estaba en su concha, donde nadie le podía molestar.
Cuando salió, se sorprendió de encontrarse a su profesor sonriéndole, contento y orgulloso de  ella. Continuó usando su secreto el resto del año. Lo utilizaba siempre que alguien 
o algo le molestaba, y también cuando ella quería pegar o discutir con alguien. Cuando logró actuar de esta forma tan  diferente, se sintió muy contenta en clase, todo el mundo le admiraba y querían saber cuál era su mágico secreto”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Qué ricas palabras! Gracias, en cuanto las digiera salen publicadas, jejejeje

Pegatinas de Tragapalabras

Pegatinas de Tragapalabras
Tienes que imprimirlas en papel adhesivo

Entra en la cueva de Tragapalabras

Entra en la cueva de Tragapalabras
y supera todas sus pruebas